APROXIMACIÓN PRELIMINAR A LOS CONTEXTOS GEOGRÁFICO Y ECOLÓGICO DEL MUNICIPIO DE SUACHA PARTE II

Caminando el Territorio, en el ámbito de su línea de acción: investigación con enfoque territorial, presenta la segunda entrega sobre el estudio de la estructura ecológica potencial del municipio de Suacha, producto de la revisión de varios textos especializados y del trabajo de campo desarrollado en el marco del ejercicio de las caminatas de reconocimiento territorial; esta vez acompañado de material gráfico que pretende de forma didáctica ayudar a la comprensión de la dimensión ambiental de Suacha. Con la intensión de proyectar un insumo técnico para el desarrollo de procedimientos de intervención directa en los ecosistemas del municipio y de seguir contribuyendo al reconocimiento y la apropiación social de nuestro territorio, como ejercicio indispensable para la transformación positiva de sus realidades.

Aproximadamente el 33% del territorio de Colombia es zona de montaña (Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. 2011, p. 70), representado esencialmente por las tres cordilleras y las varias serranías que dejan los andes a su paso por aquí. Suacha no es ajena a esta configuración geomorfológica, al encontrarse inmersa en la unidad geográfica y ecológica denominada Sabana de Bogotá, en plena cordillera oriental, el relieve de montaña es el que prevalece en el municipio (ver infograma 1), convirtiéndolo en un territorio potencial en términos de agua y biodiversidad, características propias de la alta montaña andina.

En el infograma 1 uno se puede apreciar la configuración del relieve de Suacha a través de las curvas de nivel, que representan la elevación del terreno, indicando que la gran mayoría de nuestro municipio es montaña. Sólo la parte más septentrional de la zona urbana, parte de las veredas Canoas y Charquito y prácticamente toda la vereda Bosatama, son las zonas planas y bajas del territorio del Sol Varón.

2. Mapa Relieve Suacha-01.jpg

Infograma 1. Relieve del Municipio de Suacha. Fuente. Mapa base recuperado de http://soacha-cundinamarca.gov.co/apc-aa files/39653166643139303036613733653637/clasificacion-del-suelo_pliego.pdf. Mapa. Corporación Ambiental Caminando el Territorio

Según la alcaldía local, Suacha tiene un área territorial total de “18.999 hectáreas” (Alcaldía Municipal de Soacha & Aquaviva Ltda. 2014, p. 14), prácticamente el 80 por ciento de esa extensión, es zona rural, compuesta por dos grandes corregimientos: el corregimiento Uno y el corregimiento Dos, donde prevalece la montaña andina y por lo tanto un interesante e importante patrimonio natural y cultural. La zona urbana, un poco más del 20% del área territorial de Suacha, la parte más baja y plana del municipio, la conforman seis comunas (ver infograma 2).

1. Mapa Político Suacha-01

Infograma 2. Contexto Político Administrativo del Municipio de Suacha. Fuente datos. Agenda Ambiental Soacha 2014, Alcaldía Municipal de Soacha. Mapa. Corporación Ambiental Caminando el Territorio

El Corregimiento Uno

El corregimiento Uno, se ubica al sureste de Suacha y cuenta con ocho veredas (Panamá, Fusungá, Chacua, Villa Nueva, San Jorge, Hungría, Alto del Cabra y Romeral) (ver infografía 2). En este territorio sobresale la alta montaña andina. Su estructura ecológica está conformada por los ecosistemas de bosque andino: enclave subxerofítico, bosque altoandino, subpáramo, páramo y humedal de alta montaña (ver infograma 4).

Según el infograma 4 en las veredas Panamá, Fusunga y Chacua, antes de implantarse la actividad minera, pues según el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Suacha estas conforman el polígono minero del municipio, prevalecían los ecosistemas de bosque andino bajo (2550 a 2750 msnm), representado por el enclave subxerofítico en las zonas planas y de cerros bajos, un importante número de afluentes (ver infograma 3) y en las zonas con influencia directa de estos, es probable que emergieran el bosque inundable e incluso algunos humedales (ver infografma 1).

Hoy por encima de esta importante conformación ecológica y de las funciones o “servicios” ecosistémicos que presta a la sociedad, se privilegia la actividad minera, ocasionando un daño irreparable en la dimensión ambiental de estos territorios.

A partir de la vereda San Jorge hacia el sur, comienzan los territorios con alturas superiores a 2.900 msnm, se encuentra la alta montaña andina de Suacha, conformada ecológicamente por los ecosistemas de bosque alto andino (2750/2800 a 3000 msnm) y de páramo (3000 a 3800 msnm), muy relevantes en términos ambientales por su capacidad de producción, acumulación y regulación de agua, por su papel trascendental en la dinámica del ciclo hídrico y por sus altas tasas de diversidad biológica.

En esta vereda y en Villa Nueva, se encuentran específicamente los ecosistemas de bosque alto andino y de subpáramo, pues su altura máxima no rebasa los 3300 msnm (ver infograma 4).

Según la última actualización del Atlas de Páramos de Colombia 2012, una porción de Suacha hace parte del complejo paramuno Cruz Verde–Sumapaz, exactamente “3.728 hectáreas” (Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. 2012, p. 1), que representan el 19,65% del territorio del municipio, es decir, que prácticamente la quinta parte de Suacha es exclusivamente páramo. Al prevalecer la montaña andina en el corregimiento Uno, en términos de biodiversidad y de producción y disposición de agua (ver infograma 3), este obtiene un enorme potencial.

3. Mapa Hídrico Suacha-01

Infograma 3. Contexto hídrico del Municipio de Suacha.  Fuente. Mapa base recuperado de http://soacha-cundinamarca.gov.co/apc-aa files/39653166643139303036613733653637/clasificacion-del-suelo_pliego.pdf. Mapa. Corporación Ambiental Caminando el Territorio

El páramo propiamente dicho (después de los 3300 msnm) en Suacha comienza en la vereda Hungría y prevalece en las dos siguientes: Alto del Cabra y Romeral.

El río Suacha,  nace en la vereda Hungría, “a una altitud de 3.400 msnm” y recorre una longitud aproximada de “16 kilómetros” (Contraloría Municipal de Suacha. 2009, p. 12) hasta desembocar en el río Bogotá a la altura de la vereda Bosatama del corregimiento Dos (ver infograma 3). El río Suacha es el elemento natural que conecta e integra las tres territorialidades político administrativas del municipio (el corregimiento Uno, el corregimiento Dos y la zona urbana) y los ecosistemas que las conforman, por lo tanto es el eje articulador y esencial de la estructura ecológica del municipio.

Además, no sólo es importante en términos ecológicos, pues también garantiza la sobrevivencia de comunidades campesinas de varias veredas del corregimiento (San Jorge, Fusungá y Villa Nueva) (Plan de Desarrollo “Soacha para Vivir Mejor 2008 – 2011, citado por Contraloría Municipal de Suacha. 2009, p. 12), además de sostener los procesos productivos y de servir de sumidero de los residuos líquidos y sólidos de muchas de las empresas de la industria minera que se asienta a lado y lado de su cauce, en las veredas Panamá, Chacua y Fusunga.

La Zona Urbana

La zona urbana de Suacha, es el territorio más bajo y plano del municipio, administrativamente se encuentra dividido en seis comunas (comuna 1: Compartir, comuna 2: Centro, comuna 3: La Despensa, comuna 4: Cazucá, comuna 5: San Mateo y comuna 6: San Humberto) (ver infograma 2). Allí, en el 22% del territorio, habita el 98.8% de la población (Alcaldía Municipal de Soacha & Aquaviva Ltda. 2014, p. 40), por lo tanto es donde se concentran las difíciles realidades sociales y ecológicas que padece el municipio.

Antes de la severa transformación que implicó su urbanización, los ecosistemas potenciales que prevalecían era el bosque andino bajo (2550 a 2750 msnm), representado por el enclave subxerofítico, en los cerros internos y surorientales y también se extendía en parte de la zona plana. Pero, seguramente eran los ecosistemas de humedal y de bosque inundable los que predominaban en la mayor parte de este territorio, por la directa y fuerte influencia de los ríos Bogotá y Suacha, especialmente en las actuales comunas uno, dos, tres y seis (ver infograma 4). Razón por la cual en época de lluvias estas tienen un alto riesgo de inundación.

Según el maestro Thomas Van del Hammen “Buena parte del sur de la Sabana [donde se encuentra Suacha], la parte más baja […] Toda esta zona sur y los valles son, en principio, inundables durante las épocas de lluvia […] Buena parte de esta área es inundable temporalmente, pero relativamente seca durante las épocas de menor precipitación. En estas condiciones se pueden presentar Bosques inundables” (1998, p. 43), que configuraban una estructura vegetal particular.

Entonces, en otrora la urbe de Suacha, configuraba un paisaje muy singular, único y estéticamente muy atractivo, al subsistir en un mismo territorio, juntos, ecosistemas de agua (humedales, ríos y bosques inundables) y el ecosistema seco (enclave subxerofítico).

En la actualidad, de ese increíble paisaje no queda nada, de la desaforada urbanización tan solo sobrevive una parte pírrica de la gran porción de humedales que dominó la planicie del municipio (más por procesos comunitarios que por gestión institucional); en los antiguos bosques inundables hoy hay barrios, urbanizaciones, colegios, vías, etc.; un bosque andino de enclave subxerofítico prácticamente extinto por la minería urbana y los proyectos de infraestructura,  por lo mismo, las autoridades municipales y regionales no lo reconocen como ecosistema local;, un río Bogotá del cual sobra hablar y un lánguido y agonizante río Suacha de color arena, producto principalmente de la irresponsabilidad ambiental de la industria minera y la ineptitud, ineficiencia y corrupción de las autoridades ambientales municipales.

El Corregimiento Dos

 El corregimiento Dos, se ubica al noroeste de Suacha y cuenta con seis veredas (Bosatama, Canoas, El Charquito, Cascajal, San Francisco y Alto de la Cruz) (ver infograma 2). Cuenta con una amplia variedad de ecosistemas e incluso también se encuentra la montaña andina (ver infograma 1). Su estructura ecológica está conformada por los ecosistemas de bosque andino: enclave subxerofítico, bosques inundables, humedales y bosque alto andino de niebla (ver infograma 4).

La vereda Bosatama en la actualidad tiene una marcada vocación agropecuaria y además le impusieron el lastre de zona de expansión urbana. Como se observa en el infograma 4, a esta vereda la surcan los ríos Bogotá y Suacha, por lo tanto, los ecosistemas potenciales que la conforman son los bosques inundables y los humedales, es decir que literalmente es un territorio de agua, aun así desde el POT municipal se ha establecido su límite con la actual zona urbana, su costado más meridional, como zona de expansión urbana, que en este momento es una realidad, pero que en el inmediato futuro será una realidad bajo el agua.

Los bosques inundables y humedales de Bosatama, coexistían y se conectaban con el bosque andino: el enclave subxerofítico, en las zonas menos planas, con mínima influencia de los ríos Bogotá y Suacha y en los cerros internos, configurando en tiempos pasados, una misma y única estructura ecológica con la actual zona urbana.

Canoas y El Charquito, los nombres de estas veredas hacen evidente los ecosistemas que allí emergían, por la fuerte influencia del río Bogotá en su parte más oriental, los humedales y los bosques inundables eran los ecosistemas que prevalecían. Y en las zonas donde dicho río no ejercía mayor influencia, florecía el bosque andino de enclave subxerofítico (ver infograma 4).

Hacia la zona más occidental del corregimiento de nuevo emerge la montaña andina (ver infograma 1), al no alcanzar elevaciones tales como las del corregimiento Uno, en las cumbres de las montañas surge el ecosistema de bosque alto andino. Al contar con la influencia directa del valle del río Magdalena, la humedad que proviene de esta cuenca y que asciende por la vertiente occidental de la cordillera oriental, configura el atractivo y mega diverso bosque alto andino de niebla. Este singular ecosistema se encuentra en las veredas Cascajal, San Francisco y Alto de la Cruz principalmente, y en parte de las veredas Canoas y El Charquito.

4. Mapa Ecológico Suacha-01

Infograma 4. Contexto Ecológico Potencial del Municipio de Suacha. Mapa. Corporación Ambiental Caminando el Territorio

Para profundizar en el asunto de los contextos geográfico y ecológico del municipio recomendamos revisar nuestra primera entrega : https://caminandoelterritorioblog.wordpress.com/2016/07/20/acercamiento-preliminar-a-los-contextos-geografico-y-ecologico-del-municipio-de-suacha-parte-i/.

En la próxima entrega haremos un análisis profundo y detallado sobre el estado actual de la estructura ecológica potencial del municipio y sobre los factores antrópicos de presión. Además esperamos tener un mapa de los conflictos ambientales en el municipio de Suacha.

REFERENCIAS

ALCALDÍA MUNICIPAL DE SOACHA & AQUAVIVA LTDA, Agenda Ambiental Soacha. 2014.

CONTRALORÍA MUNICIPAL DE SUACHA, Estado de los Recursos Naturales y del Medio Ambiente Municipio de Soacha Vigencia 2008 – 2009. 2009. Recuperado de: http://www.contraloriasoacha.gov.co/es/nuestra-gestion/informes?relacion=50c8e4ac32b031a0349407c65019560f

VAN DER HAMMEN, Thomas,  Plan Ambiental de la Cuenca Alta del Río Bogotá. Análisis y Orientaciones para el Ordenamiento Territorial. Bogotá. 1998.

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT, Complejo de Páramo Sumapaz – Cruz Verde Distrito Páramos de Cundinamarca Sector Cordillera Oriental CE-CM-SCV. 2012. Recuperado de: http://www.humboldt.org.co/images/Atlas%20de%20paramos/18CE-CM-SCV(Sumapaz).pdf.

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT, El Gran Libro de Los Páramos. 2011. Recuperado de: http://www.humboldt.org.co/es/noticias/item/427-el-gran-libro-de-los-paramos-de-colombia.

Corporación Ambiental Caminando el Territorio

Anuncios

APROXIMACIÓN PRELIMINAR A LOS CONTEXTOS GEOGRÁFICO Y ECOLÓGICO DEL MUNICIPIO DE SUACHA PARTE I

Caminando el Territorio, en el ámbito de su línea de trabajo de investigación con enfoque territorial, presenta el siguiente análisis de la estructura ecológica potencial del municipio de Suacha, producto de la revisión de varios textos especializados y del trabajo de campo desarrollado en el marco del ejercicio de las caminatas de reconocimiento territorial; como insumo técnico para el desarrollo de procedimientos de intervención directa en los ecosistemas del municipio.

Suacha hace parte de una unidad geográfica y ecológica, denominada Sabana de Bogotá o cuenca alta del río Bogotá, que abarca el territorio comprendido entre el municipio de Villapinzón (donde nace el río Bogotá) al noreste, hasta el municipio de Sibate al suroeste. Se concibe como una unidad, puesto que presenta una misma configuración geomorfológica, representada principalmente por dos  estructuras, los cerros orientales y la planicie alta andina y además porque en términos ecosistémicos, presenta características similares en cuanto a su distribución de vegetación, clima y suelos, de acuerdo a los diferentes gradientes altitudinales presentes en la región.

En ese sentido, en el municipio se encuentra la estructura ecológica típica de la Sabana de Bogotá, estudiada hace algunos años por el maestro Thomas Van der Hammen, a través de la técnica científica de la paleoecología.

Es así como en Suacha, antes de la intervención humana, en sus territorios más planos y bajos, que tienen una altitud aproximada de 2.550 msnm; en las zonas inundables de los ríos Bogotá, Suacha y Aguas Claras, lo que actualmente son las comunas uno (Compartir), dos (Suacha Centro) y tres (León Trece) en el área urbana y las veredas Bosatama, Canoas y el Charquito (por eso el nombre de estas dos últimas, relacionados al agua) en el área rural del corregimiento dos; sobresalían dos ecosistemas, el bosque inundable, en el que el Aliso (Alnus acuminanata) era la especie dominante (Van der Hammen, T. 1998, p. 43) y los humedales, que Van der Hammen los describió como “áreas relativamente bajas donde se mantiene el agua más o menos estancada al nivel del suelo o encima de este nivel todo el año o en gran parte del año […] presentaban tipos de vegetación abierta (principalmente hierbas) pantanosa o acuática” (Ibíd., p. 45).

Aquí es importante resaltar un factor climático particular del municipio, que condiciona su configuración ecológica, los bajos niveles de pluviosidad con respecto a otras zonas de la Sabana, el “promedio anual es de 694,8 mm” (Alcaldía Municipal de Soacha & Universidad Distrital Francisco José de Caldas. 2009, p. 13). Por lo cual la vegetación propia de los ecosistemas de bosque inundable y de humedal en Suacha, probablemente se encontraba estrechamente ligada a otras formaciones vegetales, más adaptadas a condiciones secas, configurando un paisaje arbustivo y abierto, principalmente en las zonas de humedal.

En el área altitudinal del bosque andino bajo (2.550 – 2.800 msnm), además de los humedales y los bosques inundables, estrechamente ligados a los principales afluentes del municipio, se encontraba el enclave subxerófítico o semiárido, en la zonas planas donde dichos afluentes no lograban una influencia directa, en los cerros interiores y las zonas de ladera del actual territorio de las comunas Cuatro (Cazuca), Cinco (San Mateo) y Seis (San Humberto) de la zona urbana y en las veredas Panamá, Fusungá, Chacua y parte de Villa Nueva del corregimiento Uno y en la vereda Canoas del corregimiento Dos.

El enclave subxerofítico es un escenario natural que “junto con los ecosistemas de humedales son los únicos centros de endemismo [del altiplano cundiboyacense], y mantienen hasta la actualidad importantes elementos biológicos endémicos y característicos, entre aves y plantas, algunos de ellos de reciente descripción para la ciencia” (Calvachi, B. 2012, p. 1), además “hace parte de los ecosistemas naturales terrestres remanentes del país” (Ibid., p. 30), “es además uno de los componentes esenciales de la estructura ecológica principal de la nación” (Van der Hammen y Andrade, 2003, citado por Calvachi, B. 2012, p. 30) y se puede considerar como “islas biogeográficas, refugio de plantas y animales únicos […]”(Hernández y Sánchez, 1992; Pinzón, 2000; Vera Ardila, 2003, citado por Calvachi, B. 2012, p. 31). En el que la Tuna (Opuntia), el Hayuelo (Dodonaea), el Agave y el Espino (Duranta mutisii), son los principales elementos que conforman su estructura vegetal (Van der Hammen, T. 1998, p. 40).

Subiendo en la ecoclina propia de la Sabana de Bogotá, encontramos el Bosque Andino Alto (2.800 a 3.000 o 3.100 msnm), con presencia exclusiva en la zona rural del municipio. En el corregimiento Dos, en las veredas Cascajal, San Francisco, Alto de la Cruz y el Charquito, dominaba el Bosque Alto Andino de tipo Húmedo o de Niebla, producto del aire cargado de humedad que asciende directamente del valle del Magdalena por la vertiente interna (occidental) de la cordillera oriental. Y en el corregimiento Uno, en las veredas Villa Nueva y San Jorge, prevalecía un Bosque Alto Andino un poco más seco, pues la mayoría de la humedad que trae el aire proveniente del océano atlántico y de la región amazónica, se queda en la parte más alta y oriental de la cordillera. Entre las especies leñosas que se destacaban en estos territorios, se encuentran el encenillo (Weinmania tomentosa), el Pegamoscos (Befaria), el Gaque (Clusia spp.), el Canelo (Drimys), el Mano de Oso (Oreopanax), entre muchas otras especies, pues este ecosistema se caracteriza por sus elevadas tasas de diversidad biológica (Ibid., p. 32).

El ecosistema de las máximas cumbres montañosas de la Sabana de Bogotá, el páramo, también tiene espacio en Suacha, en el corregimiento Uno, específicamente en las veredas San Jorge, Hungría, Alto del Cabra y Romeral. Según la última actualización del Atlas de Páramos de Colombia 2012, una porción importante del municipio hace parte del complejo paramuno Cruz Verde – Sumapaz, exactamente “3.728 hectáreas” (Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. 2012, p. 1), que representan el 19,65 por ciento del municipio, es decir, que prácticamente la quinta parte de Suacha es exclusivamente ecosistema de páramo. De este ecosistema proviene el 70 por ciento del agua potable que se consume en Colombia. El Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, lo define como un socioecosistema (2013, p. 27), al no desconocer su histórica relación con el ser humano, tanto con comunidades indígenas como campesinas. Además, es un sistema natural complejo, conectado y complementado directamente con los bosques andino y andino alto. Entre su vegetación potencial, dominan los pastos (Calamagrostis, Swallenochla), el frailejon (Espeletia), el Palo Colorado (Polylepis) y el Rodamonte (Escallonia) (Van der Hammen, T. 1998, p. 27).

A pesar del enorme potencial ecológico del municipio de Suacha, son pírricos los esfuerzos de las instituciones y autoridades ambientales locales, regionales y nacionales en diseñar e implementar políticas, programas, proyectos y acciones, encaminadas a promover el manejo ambiental sostenible y la protección de su inigualable patrimonio ecológico, a tal punto de ignorar por completo ecosistemas enteros y de vital relevancia a nivel biológico y social, como el enclave subxerofítico, los bosques inundables y algunas zonas de humedal.

Además, existen otros factores de deterioro, presiones antrópicas que ponen en grave peligro los valiosos ecosistemas municipales, una de las principales, sin duda es la minería, actividad actualmente objeto de investigación de Caminando el Territorio. Según la Agencia Nacional Minera (ANM), además de los actuales 67 títulos mineros vigentes en ejecución que representan 3670 hectáreas, hay a la fecha 56  solicitudes en curso, si estas se aprueban, en total habrían 123 títulos mineros en Suacha, que representarían 7502,51 hectáreas, prácticamente el 40 por ciento del territorio municipal, mucho más del doble de su actual zona urbana, que amenazan directamente la alta montaña andina de Suacha (Bosque Andino Alto y Páramo). Otra de las actividades que condenan seriamente la dimensión ecológica de Suacha, es la expansión urbana desbordada y desordenada.

Ante los diezmados y mínimos relictos de ecosistemas potenciales que logran sobrevivir a los insostenibles factores de presión en el municipio, se hace necesario, en primera medida el reconocimiento territorial, como ejercicio indispensable para identificar la importancia y necesidad de la estructura ecológica en el sostenimiento de todas las formas de vida en el territorio y promover valores de identidad y sentido de pertenencia por Suacha. Y en segunda medida, promover procesos de organización comunitaria y de movilización social pacífica y argumentada, que favorezcan la protección y la defensa de los valiosos escenarios naturales del municipio.

Referencias

ALCALDÍA MUNICIPAL DE SOACHA & AQUAVIVA LTDA, Agenda Ambiental Soacha. 2014.

ALCALDÍA MUNICIPAL DE SOACHA & UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS, Soacha Biodiversa. Caracterización de Flora y Fauna en el Municipio de Soacha – Cundinmarca. 2009.

CALVACHI, BYRON. Revista Mutis, Los Ecosistema Semisecos del Altiplano Cundiboyasence, Bioma Azonal Singular de Colombia, en Gran Riesgo de Desaparición. 2012. Recuperado de: http://revistas.utadeo.edu.co/index.php/mutis/article/view/364.

VAN DER HAMMEN, Thomas,  Plan Ambiental de la Cuenca Alta del Río Bogotá. Análisis y Orientaciones para el Ordenamiento Territorial. Bogotá. 1998.

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT, Complejo de Páramo Sumapaz – Cruz Verde Distrito Páramos de Cundinamarca Sector Cordillera Oriental CE-CM-SCV. 2012. Recuperado de: http://www.humboldt.org.co/images/Atlas%20de%20paramos/18CE-CM-SCV(Sumapaz).pdf.

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT, Aportes a la Conservación Estratégica de los Páramos de Colombia: Actualización de la Cartografía de los Complejos de Páramo a Escala 1:100.000. 2013. Recuperado de: http://www.humboldt.org.co/es/component/k2/item/408-aportes-a-la-conservacion-estrategica-de-los-paramos-de-colombia.

CORPORACIÓN AMBIENTAL CAMINANDO EL TERRITORIO

Dirección: Carrera 8 No. 17 – 59 Barrio Lincoln (Suacha) Xucasa

Teléfonos: 315 222 2408 – 732 8613

Correo: caminandoelterritorio@hotmail.com

WhatsApp: 315 222 2408

Facebook: Caminando el Territorio

Web: caminandoelterritorioblog.wordpress.com

Breve Reseña de la Estructura Ecológica de la Zona Urbana de Suacha y Problemas Estructurales de la Expansión Urbana en el Municipio

Breve Reseña de la Estructura Ecológica de la Zona Urbana del Municipio de Suacha

La zona urbana de Suacha, es el territorio más bajo y plano del municipio, administrativamente se encuentra dividido en seis comunas (comuna 1: Compartir, comuna 2: Centro, comuna 3: La Despensa, comuna 4: Cazucá, comuna 5: San Mateo y comuna 6: San Humberto). Allí, en el 22% del territorio, habita el 98.8% de la población (Alcaldía Municipal de Soacha & Aquaviva Ltda. 2014, p. 40) (ver mapa 1), por lo tanto es donde se concentran las difíciles realidades sociales y ecológicas que padece el municipio.

1. Mapa Político Suacha-01

Mapa 1. Contexto político administrativo del municipio de Suacha. Fuente datos. Agenda Ambiental Soacha 2014, Alcaldía Municipal de Soacha. Mapa. Corporación Ambiental Caminando el Territorio.

Antes de la severa transformación que implicó su urbanización, los ecosistemas potenciales que prevalecían era el bosque andino bajo (de 2550 a 2750 msnm), representado por el enclave subxerofítico, presente en los cerros internos y surorientales y también se extendía en parte de la zona plana. Pero, seguramente eran los ecosistemas de humedal y de bosques inundables los que predominaban en la mayor parte de este territorio, por la directa y fuerte influencia de los ríos Bogotá y Suacha, especialmente en las actuales comunas uno, dos, tres y seis (ver mapas 2 y 3). Razón por la cual en época de lluvias estas tienen un alto riesgo de inundación.

3. Mapa Hídrico Suacha-01

Mapa 2. Contexto hídrico del municipio de Suacha. Mapa. Corporación Ambiental Caminando el Territorio.

Según el maestro Thomas Van del Hammen (1998) “Buena parte del sur de la Sabana [donde se encuentra Suacha], la parte más baja […] Toda esta zona sur y los valles son, en principio, inundables durante las épocas de lluvia […] Buena parte de esta área es inundable temporalmente, pero relativamente seca durante las épocas de menor precipitación. En estas condiciones se pueden presentar Bosques inundables” (p. 43).

Entonces, en otrora la urbe de Suacha configuraba un paisaje muy singular, único y estéticamente muy atractivo, al subsistir en un mismo territorio, juntos, ecosistemas de agua (humedales, ríos y bosques inundables) y el ecosistema seco (enclave subxerofítico).

4. Mapa Ecológico Suacha-01

Mapa 3. Contexto ecológico potencial del municipio de Suacha. Mapa. Corporación Ambiental Caminando el Territorio.

 En la actualidad, de ese increíble paisaje no queda nada, de la desaforada urbanización tan solo sobrevive una parte pírrica de la gran porción de humedales que dominó la planicie del municipio (más por procesos comunitarios que por gestión institucional); en los antiguos bosques inundables hoy hay barrios, urbanizaciones, colegios, vías, etc.; un bosque andino de enclave subxerofítico prácticamente extinto por la minería urbana y los proyectos de infraestructura,  por lo mismo, las autoridades municipales y regionales no lo reconocen como ecosistema local; un río Bogotá del cual sobra hablar y un lánguido y agonizante río Suacha de color arena, producto principalmente de la irresponsabilidad ambiental de la industria minera y la ineptitud, ineficiencia y corrupción de las autoridades ambientales.

Problemas Estructurales de la Expansión Urbana en Suacha

Según se lee en la página web de la alcaldía municipal, “Soacha en la actualidad es uno de los municipios colombianos que presenta un mayor desorden físico, espacial y ambiental […]”.

Desde la lectura del contexto de la realidad del municipio, en el marco de los procesos de educación, gestión e investigación ambiental de la Corporación Ambiental Caminando el Territorio, la expansión urbana, es una de las causas de dicho desorden, pero a su vez esta es producto de múltiples y complejas dinámicas, entre ellas, quizás de las más relevantes, se encuentran tres: el acelerado crecimiento poblacional, la pobreza y la corrupción.

Estas resultan ser tierra fértil para la germinación de una compleja red de conflictos sociales y ecológicos que se encarnan en la matriz territorial del municipio y que no solamente se expresan en expansión urbana.

  1. Crecimiento poblacional

La densidad poblacional en la zona urbana de Suacha es de “265 habitantes por hectárea” (Lozada, 2000, p. 4). Convirtiéndose en el “municipio con mayor densidad poblacional de Cundinamarca” (Contraloría Municipal de Soacha, 2012, p.25) e incluso uno de los más poblados del país.

El acelerado crecimiento poblacional del municipio responde principalmente a dos factores:

El primero, Suacha es el principal municipio receptor del desborde poblacional de Bogotá. Al encontrarse tan solo a un kilómetro de distancia de la capital, “con una relativa buena conectividad a través de la autopista sur, sumado a los bajos costos de la tierra y de los servicios públicos” (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, 2012, p. 15) la migración voluntaria a territorio Suachuno de miles de personas del departamento y del país que buscan nuevas y mejores oportunidades, se hace más sencilla y atractiva. “De acuerdo con información del DANE, cerca de 100.000 personas migran internamente en el departamento, donde Suacha es el principal receptor: de hecho, el 60% de la población que migra lo hace hacia Soacha” (Ministerio del Trabajo & Fundación Panamericana para el Trabajo, 2013, p. 11).

Lo más lamentable es que dicho fenómeno no ha sido fortuito o espontaneo, todo lo contrario, ha resultado ser macabramente planificado, bien lo dice Lozada (2000)  “Su cercanía a Bogotá convirtió a Soacha en lugar apto para proyectos de vivienda de interés social. En 1972 se realizaron estudios de Ordenamiento Urbano que condujeron a adoptar la decisión de orientar el crecimiento del Distrito Capital bajo el esquema de “polos” de desarrollo. Nace entonces el “Proyecto Soacha”, que condujo a acuñar el término de soachización” (p. 2).

Según Lozada (2000) el “Proyecto Soacha” contempló el desarrollo de la actividad industrial en el municipio, con las consecuencias obvias que hoy configuran el lamentable panorama social y ecológico de la zona urbana, al afirmar que “La decisión de generar en esta zona un polo de actividad industrial, produjo un aumento de población económicamente deprimida. Lo que en principio fuera proyecto industrial se transformó en un desarrollo habitacional de condiciones infrahumanas” (p. 2).

 El segundo, es el desplazamiento forzado, Suacha “es el primer municipio de Cundinamarca receptor de población en condición de desplazamiento” (Gobierno Municipal de Soacha, 2012 p. 25), “de acuerdo con la información del Snaipd[1] para el primer semestre de 2011, en el municipio se encontraban registrados un total de 8.356 hogares conformados por 34.212 personas” (Ministerio del Trabajo & Fundación Panamericana para el Trabajo, 2013, p. 19) desplazas. Este fenómeno tuvo sus picos máximos en los años 2001 y 2002 y 2006 y 2008 (Ibidem p. 11).

El crecimiento poblacional estrepitoso de Suacha, se ve reflejado en datos como los siguientes: en el municipio tan solo hay “0.5 metros cuadrados por habitante de espacio público, la recomendación técnica según la ley 388 de 1997 es de 6 metros cuadrados por habitante” (Gobierno Municipal de Soacha, 2012 p. 20). “[…] el 79% de los habitantes proviene de otras regiones del país y únicamente el 21% es nacido en el [municipio]” (Ibidem, p. 24). “De un total de 368 barrios, 152 son informales o ilegales (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, 2012, p. 66).

La expansión urbana descontrolada y desordenada que padece Suacha es producto tanto del desplazamiento forzado como de la migración planificada, y en el territorio se materializa en conflictos como: ocupación ilegal e informal de terrenos privados (mafias), cambio en el uso del suelo al ocupar espacios de importancia ambiental (humedales, zonas de ronda y bosques inundables) o de alto riesgo de inundación y de remoción en masa (Cazucá, Altos de la Florida), en desorden urbanístico (barrios subnormales), en deterioro y destrucción de la estructura ecológica y en condiciones de vida indigna al ubicarse en zonas marginales sin acceso a los servicios públicos básicos, entre otros.

Las anteriores cifras dan cuenta de que el abrupto crecimiento poblacional de Suacha, es uno de los factores principales y un fenómeno multiplicador no solo de la expansión urbana desordenada, sino también de las demás nefastas realidades sociales y ecológicas que actualmente padece el municipio.

  1. La pobreza

Los datos más recientes como el de la encuesta multipropósito 2014 realizada por el DANE[2] y la Secretaría Distrital de Planeación de Bogotá, indican que Suacha es el segundo municipio de la Sabana de Bogotá (incluyendo Bogotá) con mayores condiciones de pobreza e indigencia monetaria, con tasas de 35,5% y de 9,6% respectivamente (p. 26). Es decir que gran parte, el 45% de los encuestados en Suacha, no cuentan con los ingresos mensuales mínimos, para adquirir la canasta de bienes básicos que le permita un nivel de vida adecuado.

Las cifras oficiales de la institucionalidad local, no contradicen las anteriores estadísticas, según la alcaldía municipal “el 44% de la población pertenece al estrato 1 y un 33% al estrato 2” (Gobierno Municipal de Soacha, 2012 p. 24), es decir que no existen en Suacha los estratos altos y prácticamente el 80% de la población pertenece a los más bajos, otro dato parecido es que “el 68% de la población total de Soacha está en los niveles del SISBEN 1 y 2” (Ibidem, p. 36) y según la secretaria de salud municipal “el 15% de la población se encuentra en pobreza extrema” (Alcaldía Municipal de Soacha, 2008, p. 186). La encuesta multipropósito ofrece otra cifra interesante, “el 65,4 % de los habitantes del municipio indicó que sus ingresos solo le alcanzan para cubrir lo básico” (El Espectador, 2016).

Los datos sobre empleabilidad, también permiten hacerse una idea sobre los niveles de pobreza, los números oficiales señalan que en el municipio “las tasas de desempleo superan el promedio nacional y el 55% de los trabajadores se encuentran bajo la informalidad” (Gobierno Municipal de Soacha, 2012 p. 4) y “de acuerdo con los resultados de la Encuesta Multipropósito realizada por el DANE en 2014, Soacha tuvo una tasa de ocupación de 54 %, menor que el promedio nacional” (El Espectador, 2016). Esto a pesar de que Suacha es uno de los centros industriales más importantes del departamento (el “primer centro industrial del departamento” (Lozada, 2000, p. 2)).

Estas estadísticas reflejan las precarias condiciones socioeconómicas de la gran mayoría de los habitantes del municipio, y aunque son solo eso, números, dibujan con certeza el paisaje social que se evidencia en el territorio del sol varón.

La pobreza es un motor de la expansión urbana descontrolada y desordenada, condena a muchos ciudadanos a perpetuar las dinámicas de ocupación ilegal e informal del territorio. Para muchas personas las precarias condiciones económicas no permiten ni siquiera pensar en la oferta de vivienda legalmente establecida, no queda otra opción que instalarse o continuar viviendo en zonas de riesgo por remoción en masa o por inundación, en zonas marginales donde no hay acceso a los servicios públicos básicos y donde no existen o son insuficientes los sistemas eficientes de transporte, etc.

  1. La corrupción

Por otro lado, está la corrupción, el pasado político reciente del municipio ha estado caracterizado más por escándalos de corrupción que por avances y progreso social, donde la figura pública municipal más relevante, los alcaldes, han sido los principales implicados. Desde que los burgomaestres en Suacha son escogidos mediante elección popular, estos se han visto inmiscuidos en todo tipo de investigaciones, denuncias, suspensiones, destituciones e incluso medidas de aseguramiento y condenas por delitos tan graves como prevaricato, falsedad en documento público, incremento patrimonial injustificado, fondos fachada, detrimento patrimonial, peculado, entre otros.

Incluso un artículo del año 2013 de la revista semana titulado “¿El poder para qué?, dice que “la clase política de Soacha se hizo la de la vista gorda con los urbanizadores piratas, que han encontrado en Soacha tierra fértil para sus proyectos. También de permitir que urbanizadores legales incumplan los mínimos requisitos de seguridad y urbanismo”.

En Suacha no hay que echarle toda el agua sucia a la ocupación informal, la urbanización “formal” al parecer ha respondido más a negocios particulares que a asegurar la vida digna de sus habitantes, unidades habitacionales sin los servicios públicos básicos (El Vínculo) y en zonas de alto riesgo de remoción en masa (Comunas Cinco y Seis) y de inundación.

Ejemplo de esto es la actual zona de expansión urbana, la cual en este momento ya es más urbana que de expansión, se ubica al norte de las comunas 3, 2 y 1, en la vereda Bosatama (corregimiento dos), a esta vereda la surcan los ríos Bogotá y Suacha, por lo tanto, los ecosistemas potenciales que la conforman son los bosques inundables y los humedales, es decir que literalmente es un territorio de agua, aun así desde el POT municipal se ha establecido su límite con la actual zona urbana,, como zona de expansión urbana, que en este momento es una realidad, pero que en el inmediato futuro será una realidad bajo el agua.

La corrupción carcome al municipio y siendo así solo seremos los ciudadanos, eso sí, los de a pie, los que nos mamamos todos los días el trancón, los que tememos a la lluvia porque se nos inunda la casa, los que andamos en la calle prevenidos y temerosos por la inseguridad, los que nos enfermamos por la contaminación de la minería, los que nos toca agarrar para Bogotá a estudiar y trabajar porque aquí no hay oferta de calidad, los que ni siquiera podemos acceder a educación y empleo y los que nos aguantamos otros muchos vejámenes; somos los suachunos de verdad, los que no nos apenamos al reconocer que aquí vivimos, esos que verdaderamente amamos este territorio, a quienes nos cabe la tarea, que en esta democracia representativa debería ser de quienes elegimos, de hacer respetar las normas, de luchar por nuestro buen vivir y de denunciar las irregularidades administrativas.

La corrupción junto al crecimiento poblacional y la pobreza, sin duda alguna han creado el coctel tóxico que ha sumido a Suacha en el caos social y ecológico que actualmente padece. A partir de dichos fenómenos emergen en el territorio, todos los demás conflictos con los que a diario conviven los habitantes del municipio: delincuencia, inseguridad, micro tráfico, crimen organizado, violación sistemática de derechos humanos, intolerancia, destrucción del patrimonio ecológico y cultural, falta de sentido de pertenencia e identidad por el territorio, oferta cultural, artística, deportiva y de sano esparcimiento escasa, educación de baja calidad, oportunidades laborales y de educación limitadas, áreas verdes y el espacio público prácticamente nulos, EXPANSIÓN URBANA DESCONTROLADA Y DESORDENADA, entre otros.

A las autoridades locales, dos mensajes, el primero: el problema de la expansión urbana, tiene raíces profundas y podridas, como Caminando el Territorio identificamos las tres anteriores, pueden ser más o pueden ser menos, abrimos el debate. Y es su función constitucional y su deber social cortarlas de tajo. El segundo: el ordenamiento territorial según la academia parte del reconocimiento de la estructura y la dinámica ecológica del territorio, esa es nuestra invitación, no solo a los funcionarios públicos, sino a todo los suachunos, en la medida que reconozcamos el funcionamiento ecosistémico de Suacha y su patrimonio ambiental, empezaremos a valorar este territorio y a transformar positivamente sus realidades, eso sí, si al mismo tiempo vamos encontrando paliativos y soluciones a eso de la sobrepoblación, la pobreza y la corrupción.

Referencias

CONTRALORÍA MUNICIPAL DE SUACHA, Estado de los Recursos Naturales y del Medio Ambiente Municipio de Soacha Vigencia 2010 – 2011. 2012. Recuperado de http://www.contraloriasoacha.gov.co/es/nuestra-gestion/informes?relacion=50c8e4ac32b031a0349407c65019560f

 LOZADA HERNANDO (2000). Soacha: Plan de Ordenamiento Territorial. Sociedad Geográfica de Colombia, 44 (131), 1-12. Recuperado de http://www.sogeocol.edu.co/documentos/soacha_pot.pdf

PROGRAMA DE NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO, Soacha – 2012 Estado de Avance de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. 2012. Recuperado de http://nacionesunidas.org.co/ferialibro/soacha-2012-estado-de-avance-de-los-objetivos-de-desarrollo-del-milenio/

MINISTERIO DEL TRABAJO & FUNDACIÓN PANAMERICANA PARA EL TRABAJO, Plan de Empleo del Municipio de Soacha. 2013. Recuperado de http://www.cundinamarca.gov.co/wps/wcm/connect/38648ded-165a-410e-8b7d-5829b9f858e3/Plan+Local+Empleo+Soacha+Final+oct+2013.pdf?MOD=AJPERES

GOBIERNO MUNICIPAL DE SOACHA, Situación Actual Municipio Soacha Diagnóstico. Plan de Desarrollo 2012 – 2015. 2012.

SECRETARÍA DISTRITAL DE PLANEACIÓN & DEPARTAMENTO ADMINISTRATIVO NACIONAL DE ESTADÍSTICA (DANE), Encuesta Multipropósito 2014. 2015. Recuperado de http://www.dane.gov.co/index.php/esp/estadisticas-sociales/calidad-de-vida-ecv/160-uncategorised/6225-encuesta-multiproposito-de-bogota-2014

ALCALDÍA MUNICIPAL DE SOACHA, Plan Territorial de Salud 2008 – 2011. 2008. Recuperado de http://soacha-cundinamarca.gov.co/apc-aa-files/32353537643938303864306130306333/PLAN_TERRITORIAL_DE_SALUD_DEFINITIVO.pdf

Soacha, el vecino pobre de Bogotá. (2016, Febrero, 12). El Espectador. Recuperado de http://www.elespectador.com/noticias/bogota/soacha-el-vecino-pobre-de-bogota-articulo-616282

¿El poder para qué? (2013, Octubre, 20). Semana. Recuperado de http://www.semana.com/nacion/articulo/el-poder-para-que/61377-3

[1] Sistema Nacional de Atención Integral a la Población Desplazada

[2] Departamento Administrativo Nacional de Estadística

CORPORACIÓN AMBIENTAL CAMINANDO EL TERRITORIO

Correo: caminandoelterritorio@hotmail.com

Teléfono/WhatsApp: 315 222 2408

Facebook: Caminando el Territorio

Twitter: @CaminandoSuacha